Perú a través del desierto

| 0 Comentarios

Un reciente viaje que realicé por Perú me llevó a lo largo de más de 1.500 kilómetros, desde Máncora y sus playas en el norte, en la región de Piura, hasta Paracas, en la región de Ica en el sur del país. En el medio, hubo trechos de rodar largas horas a través de desiertos muy diferentes entre sí y de gran belleza. La combinación de formas, colores, texturas y temperaturas ejerció sobre mí un magnetismo poderoso e hipnótico. En esos momentos, la imagen del paisaje conectaba directamente con mi sistema nervioso central transmitiéndome un bienestar esencial. En esos momentos, la contemplación del desierto me produjo  el mismo efecto que me produce la contemplación del mar: me formatea el cerebro, me borra los archivos temporales del pensamiento que se acumulan por la dinámica de la rutina en la vida cotidiana. 
Así, el desierto y las sedantes horas vividas en él son la excusa para compartir estas fotografías.

Deja un comentario

Campos requeridos marcados con *.