rio victoria

Navegación en el Río Victoria, Entre Ríos

| 6 Comentarios

Excursión en lancha en el Río Victoria, Entre Ríos, para ver la fauna, el paisaje urbano y ribereño y conocer la fantástica flor del Irupé.

Febrero es el mes en el que comienza a despertarse la flor del Irupé. Hacia el final del verano, esta planta de hojas enormes, redondas y flotantes deja aflorar a la superficie del agua su encantadora creación de pétalos blancos y perfumados. En Victoria hay una excursión en lancha para ver este fenómeno:

Llegamos al pequeño embarcadero de la ciudad un rato antes del mediodía y, unos minutos después, con los chalecos salvavidas puestos, saltamos a las lanchas. Avanzamos por un canal hacia el río Victoria. Vamos a buscar plantas de Irupé para ver sus flores que, en esta época del año, comienzan a abrirse.

El viejo puerto ya no tiene la actividad de antes, cuando casi hasta la orilla del río llegaban los trenes para llevarse la cosecha. Tampoco lo altera la escasa actividad de la pesca. Los galpones siguen allí, ociosos, descascarándose bajo el sol, viendo día tras día su deterioro en el reflejo del agua. Algunos empresarios ya están imaginando allí un pequeño Puerto Madero, un paseo gastronómico para atraer a los turistas y sumar un atractivo más a la ciudad.

Lo cierto es que por ahora ese espacio lo ocupan los vecinos; llegan hasta allí para pescar, para conversar en voz baja y tomar mates, para besarse o para simplemente sentarse en el borde del muelle, con las piernas colgando, a contemplar el agua que más abajo fluye tranquila. Antes de abandonar el canal que nos lleva hacia el río Victoria nos cruzamos con lanchas de pescadores; nos saludan con la mano cuando les apunto con la cámara de fotos. En ambas orillas,  recostados sobre sus osamentas, yacen barcos que nunca más volverán a navegar.

Al entrar al río Victoria la lancha acelera. Sentimos en la cara la brisa húmeda provocada por el avance de la embarcación. El paisaje en el que nos vamos metiendo nos absorbe y cada uno se vuelca a la contemplación. Todo lo que nos rodea es verde.

rio victoria

Sobre la llanura de los campos emergen los puentes que, a los saltos entre las islas del delta, llegan hasta la ciudad de Rosario en Santa Fe; las vacas se alimentan hundidas hasta la panza en la hierba abundante; los caranchos vuelan sobre nosotros, nos observan desde los árboles; se oyen patos, teros; vemos garzas y un chajá con su collar negro. En un momento giro la cabeza hacia atrás y veo, a lo lejos y sobre un horizonte ondulado, a la ciudad de Victoria y las torres de la iglesia que destacan contra el cielo. Y a medida que avanzamos también vamos dejando atrás unas precarias construcciones; son los refugios temporales que usan los pescadores cuando se internan en las islas para pescar durante varios días.

rio victoria

Finalmente, luego de un buen rato de agradable navegación, divisamos nuestro objetivo. Sobre la superficie del río vemos un racimo de enormes hojas redondas y planas y, en medio de ellas, un globo de pétalos blancos flotante y resplandeciente: es la flor de Irupé, es lo que vinimos a buscar. Nos acercamos lo más que podemos sin hacerles daño a las plantas que flotan alrededor de la lancha. Vemos varias flores e incluso una de color rojizo. Tuvimos suerte de poder contemplarlas porque estas flores abren solo por unos días. El Irupé es una planta única. En Argentina se encuentra en la zona de influencia del río Paraná. Su origen, según las leyendas del pueblo guaraní, está vinculado a trágicas historias de amor.

Leyenda de la Flor del Irupé

rio victoria

La historia más difundida sobre el origen de la flor del Irupé dice que Morotí, la bella hija del jefe de la tribu, por pura coquetería y capricho, puso a prueba el amor de su novio Pitá, un joven y valiente guerrero.

Un día que los novios caminaban por la orilla del Paraná, y para demostrar a sus amigas la influencia que tenía sobre el guerrero, Morotí arrojó una pulsera que adornaba su brazo al peligroso río y desafío a su novio a que la recuperara. Sin dudar un segundo, Pitá se arrojó de cabeza tras la joya y desapareció debajo de las aguas. Preocupada porque Pitá demoraba en salir Morotí consultó al chamán de la tribu. Así, la joven se enteró que Pitá estaba prisionero de I Cuñá Payé, la Hechicera del Río, quien intentaba seducirlo en su palacio de oro y piedras preciosas.

rio victoria

La única manera de salvarlo, explicó el chamán a Morotí, era que ella misma fuera a buscarlo. Arrepentida de su actitud, la joven enamorada se arrojó a las aguas del Paraná pero pasaron dos días y tampoco regresó. Pero al siguiente amanecer, toda la tribu vio como de las aguas del río emergía una flor hermosa, grande, de pétalos blancos y rojos. El chamán dijo: esos son Morotí (blanco, en lengua guaraní) y Pitá (rojo), que vuelven juntos a la superficie como símbolo del amor.

rio victoria

Datos para la excursión por el Río Victoria

El paseo en lancha por el río Victoria es una actividad enriquecedora y relajante. Es para quienes quieran conocer sobre la cultura isleña del delta y pasar un par de horas tranquilamente en contacto con la naturaleza. Se ven muchas aves durante el recorrido, por lo que es bueno llevar binoculares si les cabe la onda birdwatching. La excursión la hice con Chulengo Safaris, una empresa familiar que también realiza paseos en trimarán y otras excursiones en lancha; además de salidas de pesca y de brindar alojamiento en las islas. En la página web de Chulengo Safaris pueden encontrar más información sobre los servicios que brinda la empresa.

6 Comentarios

  1. Qué lindo paseo! Nunca habia oido hablar de esas excursiones para ver los irupés. Ahora quiero hacerla!
    Muy lindas fotos y muy bueno el relato, Wenceslao. Es como si estuviéramos ahi con vos.

    • Hola Ana, sí, es muy lindo el paseo. Y es muy linda la ciudad, tranquila, y además tiene el río.
      Gracias por pasar y comentar, nos vemos!

  2. solicito informacion como llegar al enbarcadero donde hay un viejo hotel en victoria entre rios

    • Hola Karina, no sé cuál será el hotel que mencionás, pero si vas a Victoria seguramente no te será difícil hallarlo. La ciudad no es gigante y cualquiera te va a orientar.
      Saludos.

  3. Pingback: Especial Argentina: El interior en blogs de viajes | el próximo viaje

  4. Pingback: Historia del cerro de La Matanza - Victoria, Entre Ríos - blucansendel

Deja un comentario

Campos requeridos marcados con *.