aldous huxley mas alla del golfode mexico

Aldous Huxley: Más allá del Golfo de México

| 2 Comentarios

Más allá del Golfo de México, de Aldous Huxley, es el libro que relata las experiencias del escritor en América Central, a lo largo de un viaje que lo llevó por el Caribe, Guatemala, Honduras, Venezuela y México.

Aldous Huxley fue uno de los últimos intelectuales del siglo XX con saber enciclopédico. Escribió toneladas de ensayos sobre diversos temas, escribió novelas populares como “Un mundo feliz” que están en la biblioteca de las obras universales, y escribió cuentos y novelas que son, cada una en su género, obras maestras de la técnica y la perfección. Pero Aldous Huxley fue, esencialmente, poeta y viajero.

aldous huxley mas alla del golfo de mexico

Más allá del golfo de México (Beyond the Mexique Bay, 1934) relata las experiencias del escritor y su esposa por América Central, por distintos destinos del Caribe (Barbados, Trinidad, Jamaica), Guatemala, Honduras, Venezuela y México.

Lo primero que me impactó del libro fue el pesimismo con que está escrito, aunque más que pesimismo, lo más acertado sea decir “mala onda” o mal humor, es increíble la mala predisposición que muestra Huxley durante todo el periplo para aceptar y asimilar lo que ve, para tolerarlo.

Todo lo que ve, hace o conoce pasa por el filtro de su inteligencia sagaz y su enfoque eurocentrista, y también por un humor con cierta dosis de ironía. Critica desde las costumbres de los pueblos americanos y los inmigrantes, hasta los medios de transporte que usa, y su mal humor llega a puntos exorbitantes cuando se queja porque los paisajes que descubre son exageradamente bellos y perfectos. Despotrica contra la naturaleza exuberante que no permite una cómoda movilidad de las personas por la geografía y por la falta de infraestructura y servicios que le permitan trasladarse con rapidez y comodidad de un lugar a otro.

De hecho, al hacia el final del libro, Adous Huxley reconoce que gran parte del viaje ha estado de mal humor, pero nada cambia en su relato implacable. Por otras cosas que va diciendo a lo largo del libro, nos podemos dar cuenta de que uno de los factores que influyeron en su humor es la emergencia europea del nazismo y el malestar cultural y político que está germinando en Europa en aquel tiempo (el viaje fue en 1933).

Este tema del pesimismo de Aldous Huxley también fue notado por un amigo suyo. Paul Bowles, en su libro Días y Viajes que comentamos en el blog, enumera algunos de sus libros de viajes preferidos y entre ellos incluye a Más allá del Golfo de Mexico, pero se lamenta de que Huxley no haya podido disfrutar ni generar empatía con los maravillosos destinos que visitó en Centro América.

Pese a todo esto, el libro está magistralmente escrito y da gusto leerlo (solo hay que ignorar, en algunos pasajes, las opiniones del autor y quedarse con la descripción objetiva de lo que está contando).

Huxley tiene un ojo certero para describir el resultado de la fusión o contaminación de las creencias místicas y religiosas autóctonas americanas con la cultura y religiones europeas o estadounidenses. Es implacablemente irónico cuando descubre cómo un afiche publicitario o la Coca Cola se convierten en elementos rituales o de culto religioso en algunos pueblos.

Pero donde más deja traslucir su mal humor e intolerancia es cuando debe viajar en tren, para moverse de un destino a otro, en contacto con los locales y bajo condiciones meteorológicas que no le son del todo simpáticas.

Les dejo este párrafo de un viaje en tren por México, de un trayecto entre Oaxaca y Puebla:

El viaje de Oaxaca a Puebla es tan espantoso que su horror describe, por así decirlo, un círculo completo y surge en el otro extremo del barómetro cualitativo como una broma. Sí, una broma; pues tras un cierto número de horas de incomodidad incesante y creciente llega un momento en que, de repente, se comienza a encontrar todo profundamente cómico: es cómico el vagón genuinamente antiguo en que se viaja; cómica la multitud de pasajeros con su vasto e innumerable equipaje; cómico el desborde ocasional de pululantes familias indígenas que surgen de la segunda clase; es cómico hasta el calor. Y esto último hay que experimentarlo para creerlo. En el curso de mis viajes he visitado lugares más cálidos pero en ningún otro sitio sufrí nada que pudiera compararse con el calor del valle de Quiotepec, a mitad de camino entre Oaxaca y Tehuacán, aproximadamente. El vagón era un horno, pero si se abría una ventanilla era como abrir la puerta del horno que daba directamente al fuego. Una bocanada de calor ardiente, que era a la vez una nube de arena, raspaba la cara como una lima al rojo. Se cerraba apresuradamente: el horno estaba deliciosamente fresco en comparación. Tras el cristal el paisaje era tan infernal como la temperatura. El tren corría por una hondonada entre enormes sierras resecas y cubiertas, hasta donde alcanzaba la vista, por una rala selva metálica de cactus, sin sombra bajo el sol perpendicular“.

El libro que leí es una edición de 1980 de Editorial Sudamericana.

Otros libros de viaje de Aldous Huxley:

– A lo largo del camino: notas y ensayos de un turista (Along the Road: Notes and Essays of a Tourist) (1925). Relata las vivencias de Aldous Huxley y su esposa por las carreteras europeas a bordo de un Citroën.

– Jesting Pilate: An Intellectual Holiday (1926). Relata una breve escapada a Tunez realizada en 1925 que sirvió de prólogo para emprender luego un viaje más largo que incluyó India, Singapur, Birmania, Malasia, Filipinas, China, Japón y finalmente Estados Unidos.

 

2 Comentarios

  1. Es uno de los mejores libros de crónicas que se haya escrito sobre Centroamérica. Pese al pesimismo de Huxley el libro vale la pena hacer el esfuerzo, abstraerse y leerlo.

Deja un comentario

Campos requeridos marcados con *.