doña frescura

Doña Frescura, artesana tejedora de La Rioja

| 2 Comentarios

En una pequeña localidad del norte de La Rioja vive Doña Frescura, una artesana que trabaja para mantener vivo el arte de tejer en telar. En su casa-taller de Pinchas recibe a los visitantes que quieren conversar con ella y conocer su historia y sus tapices.

doña frescura

Doña Frescura vive en Pinchas, en el departamento de Castro Barros, en el norte de La Rioja. En Pinchas viven unas 400 personas, las calles son de tierra y las casas de adobe con patios amplios y arbolados, con parras y frutales, con huertas.

doña frescura

Doña Frescura, que ya pasó las siete décadas de vida, nos recibe en su casa-taller. Camina ayudada por un bastón y habla pausado y bajito. Su cabello negro enmarca una cara de rasgos aindiados que delata sus ancestros aborígenes.

doña frescura

Teje en telar desde hace más de cuarenta años y todo lo que aprendió, nos cuenta, lo aprendió de niña, mirando y ayudando a las abuelas en los menesteres de este arte en peligro de extinción: hilando, tiñendo y armando sus propios bastidores como desde hace cientos de años lo hicieron sus ancestros.

doña frescura

doña frescura

Estas y otras cosas nos cuenta Doña Frescura mientras recorremos el local donde exhibe sus tapices y luego, en la intimidad de su casa, cuando nos sentamos a tomar mates y a escuchar su historia: estudió en Buenos Aires, vivió en varias ciudades de Argentina, viajó por Europa donde expuso su obra y conoció a otros artistas y personajes de la política, ganó premios y obtuvo distinciones, en Venecia vio en vivo a Pink Floyd, fue una de  las fundadoras de la Feria de Mataderos de Buenos Aires. Es una férrea promotora del arte de tejer. Sus hijos y sus nietos son tejedores, pero se lamenta de que el arte del tejido en telar no sea valorado y la tradición artesanal se vaya perdiendo.

doña frescura

Mientras tanto, Doña Frescura sigue levantándose todos los días para armar sus bastidores, teñir sus hilos y sentarse a tejer entre ocho a diez horas por día. Calcula que en toda su vida ha tejido alrededor de cuatro mil tapices, pero sólo uno de todos ellos le pertenece: cuelga de una pared, y el motivo es el rostro de su madre. Este tapiz es una rareza porque Doña Frescura no suele tejer retratos, sino que prefiere paisajes, capillas, escenas cotidianas de la vida en los pueblos y sobre todo figuras rupestres porque, dice:  “esos son los mensajes que nos llegan de un pasado y que hay que conservar”.

doña frescura

Pinchas es una de las localidades que integra el circuito turístico Corredor de La Costa y que tiene como eje a la Ruta Nacional 75. Está ubicada a unos 80 kilómetros al norte de la capital de La Rioja.

Más información en el sitio web de Turismo de La Rioja

2 Comentarios

  1. Que interesante debe ser escucharla.

Deja un comentario

Campos requeridos marcados con *.