de la patagonia a mexico

De la Patagonia a México, Hebe Uhart

| 0 Comentarios

De Bariloche a Asunción del Paraguay, de Corrientes a la provincia de Buenos Aires y de Tucumán a Guadalajara, en México, son los eclécticos escenarios que transitan las crónicas de Hebe Uhart reunidas en su nuevo libro “De la Patagonia a México”.

de la patagonia a mexico

Las crónicas de Hebe Uhart incluidas en “De la Patagonia a México” –Adriana Hidalgo editora- no corresponden a un solo viaje a través de América Latina, sino que se disparan a partir de viajes a diferentes ciudades que la autora realizó para participar en ferias de libros, encuentros de escritores y otros eventos vinculados a la literatura.

De la Patagonia a México, que salió al mercado hace un mes atrás, reúne 11 crónicas que van desde Bariloche, pasando por algunas localidades bonaerenses, la ciudad de Buenos Aires, Corrientes y Tucumán, y se extienden hasta Asunción, en Paraguay, y Guadalajara, en México.

El libro no tiene prólogo y las crónicas no tienen fecha, pero se puede adivinar por los temas y algunos episodios que narra la autora que fueron escritas, en su mayoría, en 2014 o tal vez un poco antes.

Los modismos y las formas locales del habla cotidiana, la idiosincrasia de los pueblos, la actualidad política y algunos episodios históricos son los principales temas de interés de la autora. En algunas crónicas es evidente el trabajo de documentación previa y en otras se luce con la improvisación.

Los de Hebe Uhart son textos directos, y en apariencia sencillos, donde todo está medido y juzgado desde su propia subjetividad y experiencia de vida. El “yo” de la autora está muy metido en los relatos y sus comentarios, espontáneos y sinceros, aportan a la narración el distanciamiento necesario para que nosotros, los lectores, podamos involucrarnos con las historias de los lugares y los personajes que desfilan página tras página.

No hay muchas descripciones de lugares o de cosas que se pueden hacer en esos lugares al estilo del relato turístico, sino que lo que principalmente se narra es producto de la curiosidad o inquietud intelectual de la autora. De esta manera -y esto es una de las virtudes narrativas que va más allá de la mirada subjetiva de la autora- los lugares nos son contados por las personas que los habitan, a través de sus visiones y opiniones y de la manera en que estos construyen y perciben sus entornos sociales y simbólicos.

Si bien en las crónicas siempre aparecen, en diferentes dosis y a veces con ironía, el relato de la intimidad del mundillo literario y los escritores en “situación de evento”, esto funciona como contexto y anécdota, porque la mayoría de los temas que atraviesan las crónicas suelen ser socialmente sensibles, como el abuso de poder, corrupción política y empresarial, asesinatos. Sin embargo, las crónicas de “De la Patagonia a México” no son textos de denuncia o policiales, sino que los temas emergen en el relato de manera natural, como descripciones objetivas de una realidad que a la autora le es ajena y con la cual pretende familiarizarse, corroborar.

Hebe Uhart se sumerge en los lugares que visita con espíritu romántico: es de las viajeras que gusta de caminar las ciudades, de las charlas ocasionales, de sentarse en los bares a escribir.

En Bariloche, la autora deambula entre la ciudad que habitan los locales y la ciudad que vivencian los turistas, y trata de ver también qué lugar les toca a los mapuches en este mapa de apropiaciones.

A General Villegas, en la provincia de Buenos Aires, llega para descubrir el pueblo y los personajes reales que pueblan las ficciones del escritor Manuel Puig.

Tucumán le da pie para escribir una de las crónicas más intensas y ricas de “De la Patagonia a México” y en la que Hebe Uhart construye un retrato complejo, no del todo feliz, de la sociedad tucumana.

Otras crónicas que destaco son: una de Corrientes, donde vemos cómo la fuerza sobrenatural del “payé” influye en la vida de las personas; y otra de Asunción del Paraguay, donde la autora indaga acerca del magnetismo que esa ciudad generó en algunos personajes de los siglos anteriores y sobre algunos hechos políticos más recientes.

“De la Patagonia a México” tiene la virtud de ser un libro de viajes y a la vez informativo que, sin embargo, no cae en la monotonía de una nota periodística ni en la acumulación de datos. Por el contrario, la escritura de Hebe Uhart está basada en un depurado trabajo estilístico que, como decía, da por resultado un texto de aparente sencillez.

A medida que avanzamos en la lectura, las crónicas nos van dejando, como al pasar, pistas y evidencias sobre diversos temas y acontecimientos, como pantallas “pop up” que se van abriendo y ofrecen un link a la curiosidad del lector.

Quiero destacar también algo no muy habitual en los relatos de viajes contemporáneos: el uso de diálogos. Las voces de las personas están muy presentes en las crónicas y la autora utiliza este recurso de manera magnífica, porque funcionan como espejos que reflejan la personalidad, actitud  y pensamientos del que habla con respecto al tema abordado en la charla.

“De la Patagonia a México” no es un libro complaciente, ni con las ciudades visitadas ni con los lectores; pero es, eso sí, un libro muy bien escrito, con estilo personal y buenas crónicas de viajes.

— — — — — —

Nota: agradezco a Adriana Hidalgo editora (AH) el envío del libro para reseñarlo en el blog. “De la Patagonia a México” (2015) forma parte de la colección la lengua / crónica

Deja un comentario

Campos requeridos marcados con *.