lobodon garra

La Tierra Maldita, de Lobodón Garra

| 0 Comentarios

La Tierra Maldita es un libro de cuentos surgidos de las experiencias  de viajes de Lobodón Garra por los mares y territorios de la Patagonia austral, donde los personajes de las historias son seres marginales, hombres y mujeres sin ley ni patria.

La Tierra Maldita –  Relatos bravíos de la Patagonia Salvaje, de Lobodón Garra (1932). Editado por Zagier & Urruty. Encontré este libro mirando la biblioteca del Vía Australis, el buque expedicionario de Australis con el que realicé el viaje al Cabo de Hornos.

lobodon garra

Son doce cuentos surgidos de varios viajes que el autor realizó a comienzos de la década de 1930,  en diferentes embarcaciones de trabajo, y cuya experiencia le sirvió para retratar distintos personajes y situaciones.

Lobodón Garra (alias de Liborio Justo) viajó por los fiordos patagónicos del océano Pacífico, por el Estrecho de Magallanes, el Cabo de Hornos, las islas Orcadas y Georgias del Sur junto a marinos, loberos, indios, presidiarios, raqueadores, asesinos, y otros personajes marginados de la “vida civilizada” de las grandes ciudades.

Son cuentos de escritura ágil y directa, de lectura dinámica, algunos de los cuales se meten en el ámbito de lo fantástico y, en ocasiones, con lo fantasmal. Otros reflejan la dura vida en esas tierras, los abusos, los fracasos, el hambre y la muerte.

Estos cuentos de La Tierra Maldita me hicieron acordar a las narraciones de Jack London, esas que son muy vívidas, que atrapan e introducen al lector en la historia y que, si en la historia que se cuenta hace frío, el lector siente frío, y si el protagonista está por morir, el lector agoniza un poco con él.

Estos son algunos de los cuentos de Lobodón Garra que más me gustaron:

El raque: un grupo de hombres se une para saquear el cargamento de carbón de un barco naufragado semi hundido en uno de los islotes del Cabo de Hornos. Allí, aislados del mundo, ninguna imagina, ni el lector, el final que les espera.

¿Fue el destino?: un viejo indio ona, empleado como ovejero en una estancia, recuerda su pasado y una disputa que tuvo hace mucho tiempo con su hermano por una mujer que los separó para siempre. El viejo está solo frente a una pequeña hoguera y recuerda que la mujer fue disputada por los hombres en una competencia de caza de guanacos. El viejo ona se quedó con la mujer, pero siente un dolor inmenso porque sabe que su hermano no quiso pelear con él y lo dejó ganar en la competencia.

La sublevación: cuenta una fuga de reclusos de la cárcel de la Isla de los Estados y su posterior persecución a través de las islas y los bosques australes. Una historia épica de libertad y supervivencia.

El palo vivo: dos hombres persiguen durante varios días a un animal gigante sin poder darle caza a través de bosques, lagos, cuevas de las montañas. Nunca llegan a verlo cara a cara, aunque poseen evidencia de que es real porque lo escuchan, siguen su rastro y ven sus pisadas donde “un puño cabía en el hueco que dejaba la huella de la punta de sus garras en la tierra”.

Lo irreparable: María, una bella alemana de veinte años viaja desde su país natal a la Patagonia, Santa Cruz, para casarse con un viejo amigo de su hermano que no ve desde que era una niña. Viaja sola pero en el barco conoce a un compatriota suyo, joven, que también viaja a la Patagonia, a Chubut, para probar suerte con la cría de ovejas. Se enamoran y la chica se queda con el joven. El trabajo con la lana al principio marcha bien pero luego quedan en la ruina, el hombre se vuelve bebedor, la maltrata, tienen cuatro hijos. Un día ella decide abandonar a su marido y marcharse y quien termina llevándola al puerto para volver a Alemania es aquel amigo de su hermano que le pidió se casara con él, ahora convertido en un hombre rico.

Es un libro imprescindible para los que gustan de la historia y de las historias de la Patagonia.

Deja un comentario

Campos requeridos marcados con *.