posada la matilde

Unos días en Posada La Matilde de San Javier

| 0 Comentarios

Una visita al Valle de Traslasierra, en Córdoba, para conocer la propuesta turística de Posada La Matilde

Los tres días que pasé en La Matilde me revelaron un lugar especial. Igual de especial me pareció San Javier, una villa pequeña y tranquila en el Valle de Traslasierra.

posada la matilde

Era la primera vez que visitaba esa zona de Córdoba, adonde llegué desde la capital atravesando la ruta de Altas Cumbres. Ya el camino, muy lindo, como pueden ver en el video que sigue, te va predisponiendo de la mejor manera para el arribo a la posada.

La posada es parte de un emprendimiento más amplio que abarca un barrio de casas de campo y una finca. Tienen un tambo caprino para la producción de quesos, una huerta orgánica, cultivos de olivos y frutales, una cabaña de caballos criollos y una bodega.

posada la matilde

Todo este proyecto, englobado en Comarca La Matilde, está basado en la filosofía y conceptos de biodinámica. Y todo esto constituye la oferta de ecoturismo de La Matilde.

La posada

Apenas llegás a la posada ya cambiás la velocidad, es algo que te impone el paisaje y el aire que respirás. Al menos así me pasa a mí, que me adapto enseguida al ritmo del lugar adonde llego de visita.

La Matilde está situada sobre una elevación del terreno que te permite ver lo que la rodea: un mar de vegetación formado por algarrobos, garabatos, jarillas, espinillos y sombra de toro, entre otras plantas y árboles que forman el sotobosque serrano.

posada la matilde

En medio de este paisaje de distintas tonalidades de verde, resalta el edificio color durazno de la posada.

posada la matilde

Al frente de la construcción, en el horizonte no muy lejano, lo que tenés es una cadena de cerros donde sobresale el Champaquí. Es el cerro emblema de la región, y cada día, los últimos rayos del sol del atardecer lo pintan de color naranja.

Sobre la cara oeste de la posada hay galería con cómodas reposeras que queda sobre una laguna. Esta laguna sirve de filtro natural para el agua que se utiliza en la posada. Y si es cierto que no puedo decidir cuál fue el espacio que más me gustó de La Matilde, combinar en esta galería mates o vinos con los atardeceres es algo que se disfruta mucho.

Cada tarde la contemplación de la puesta del sol es un espectáculo especial debido a que las ventanas de la posada (entrada, restaurante, cocina y galerías) están orientadas hacia el este y el oeste (de la misma manera están orientadas las ventanas de las habitaciones). Así, tenés de un lado la última luz que pinta el cerro Champaquí, y del otro el sol que se hunde al final del infinito bosque de algarrobos.

posada la matilde

Este lugar es ideal si te gusta disfrutar momentos con vos mismo, de un rato de lectura o de reflexión e incluso de una charla tranquila.

posada la matilde

Ya te va quedando claro que posada La Matilde es un lugar perfecto para el que busca tranquilidad o quiere relajarse. No obstante, que sea un lugar tranquilo e ideal para pasar un tiempo de descanso, no quiere decir que no haya nada para hacer. Todo lo contrario, son muchas las actividades que conforman la experiencia turística de la posada, pero eso lo voy a contar en otro post.

posada la matilde

La primera impresión que tenemos de la posada es la de su fisonomía con aire colonial, pero es una construcción nueva. Posada La Matilde está en San Javier desde fines de 2016, es una propuesta muy nueva y original.

Es un hotel de lujo, una propuesta boutique, muy enfocado en el bienestar del huésped. El lujo y el confort que vivís está sostenido por detalles: los aromas, la iluminación, la ambientación, la disposición del espacio, la música y el arte, omnipresente, que con naturalidad se integra a la experiencia sensorial.

posada la matilde

Nunca vas a sentir que el personal del hotel te está encima, pero siempre vas a tener todo lo que necesitás.

Además, la construcción de la posada es ecológica. Los muros son de adobe pisado a caballo, los techos utilizan madera de bosque seco (árboles caídos) y están diseñadas para aprovechar la luz natural. Y una de las cosas que más me sorprendió es lo que utilizaron para pintarla: baba de cactus coloreada con hierbas. Nunca había escuchado algo así. Según contaron, entre otros beneficios, la baba de cactus aplicada a las paredes evita la humedad. Y si no te lo dicen ni te lo imaginás.

Las habitaciones de la posada

Con las habitaciones hay un gran problema: son muy confortables, y eso atenta con que quieras de ellas ;)

No vas a querer salir sobre todo si el clima está frío, porque tenés una salamandra y provisión de leña si querés encenderla. Y si no te va la leña, podés calentarla con un climatizador eléctrico. Yo fui en julio y usé la salamandra, y a eso le sumé un enorme y cómodo sillón para leer al calor del fuego. ¿Ven por qué digo que es un problema?

posada la matilde

Como ven en las fotos, la habitación es muy grande, de techos altos. El baño también está dividido en dos y es muy espacioso.

Acá pueden ver mejor la habitación en el video:

Yo me hospedé en una de las habitaciones que dan al frente de posada, de cara al Champaquí, y que recibe la luz del amanecer.

Las mantas, cubrecama, alfombra y almohadones de la habitación fueron tejidos artesanalmente:

posada la matilde

Estas habitaciones dan a una galería donde cada una tiene su espacio con una mesa y sillas. Es un muy lindo espacio si querés tomar mates o leer con el sol de la mañana.

Un detalle sobre las habitaciones que me gustó es que cada una tiene nombre. Son diez y llevan nombres de plantas de la zona.  La mía se llamaba Rojo Tinti Taco, en reconocimiento a como denominaban al algarrobo los incas.

Y en cada habitación hay una obra de arte que representa el nombre que recibe.

Y otro detalle que me pareció muy interesante. En las paredes del pasillo que conduce a todas las habitaciones hay una serie de fotografías. La serie se llama “Los oficios” y es una crónica visual sobre los trabajos que realizaron distintos artesanos para la posada.

¿Y qué tal la gastronomía de la posada?

Es excelente, y es uno de los aspectos destacados de La Matilde. Pero como vengo con el tema del mate, lo primero que voy a decir es que La Matilde se suma a mis hoteles favoritos (más allá de lo que vengo contando y de lo que me falta contar) por el solo hecho de ofrecer mate a los huéspedes. Y no solo en el desayuno, tenés a disposición un equipo de mates para usarlo cuando quieras.

El restaurante se llama DeAdobe y es el epicentro de la gastronomía de Posada La Matilde. Es a la carta y se provee de los productos que se cultivan en la huerta.

posada la matilde

Y el resto de los productos también se produce en la finca: los quesos, los productos de la huerta, los vinos (además de los propios, el restaurante tiene una extensa carta de vinos nacionales y extranjeros), la panificación casera, lo mismo que los dulces y la repostería del desayuno.

posada la matilde

Durante la estadía probamos una buena cantidad y variedad de platos que fueron una interesante y deliciosa muestra de la gastronomía de DeAdobe y la posada.

posada la matilde

¿Vieron el detalle de la vajilla? Son piezas únicas realizadas por una artesana de San Javier. Muy originales.

Además del ambiente interior, el restaurante se extiende a la galería, donde podés comer con vista al jardín y a los cerros. Y si el día es más que espectacular, como el que me tocó a mí, podés pedir que te armen una mesa directamente en el jardín.

Por supuesto, no faltan una gran parrilla y un horno de barro… donde pude hacer mi propio pan casero (pero esto es para el otro post).

posada la matilde

Ah, casi me olvidada. Para los días de más calor, la posada tiene una piscina. Está a pocos pasos de la posada, en el mismo jardín, rodeada de árboles y con una vista espectacular al cerro Champaquí. ¿Ya te imaginás las tardes de verano acá?

posada la matilde

Una vuelta por el pueblo

Finalmente, te quiero comentar mi impresión sobre San Javier, el pueblo donde está Posada La Matilde. Lo cierto es que no tuve mucho tiempo para recorrerlo, apenas un rato una tarde, pero fue suficiente para que me cautive. Es un típico pueblito serrano, como muchos otros, con su centro urbano en torno a la plaza principal.

Alrededor de esta plaza hay un par de bares, un hospedaje, la iglesia, la municipalidad y algunas tiendas de artesanías. Vi algunas cosas muy bonitas, como las ollas, cuencos y demás objetos que se hacen con barro.

En el rato que tuve para caminar, por los alrededores de la plaza, vi más restaurantes y una cervecería y más locales comerciales. Y también fui hasta un mirador desde donde tenemos la vista de todo el valle.

Me pareció súper tranquilo San Javier, lo mismo que los otros pueblos por los que hicimos una pasada fugaz, como Las Rosas, La Población, Luyaba, Yacanto. La ciudad de referencia de esta zona es Villa Dolores. Aquí llegan los micros para visitar todas estas localidades cercanas.

Finalmente, voy a tratar de explicar la filosofía sobre la que se sustenta Posada La Matilde:

¿Qué es la biodinámica?

Si te quedaste pensando sobre qué es la biodinámica, voy a tratar de explicarlo de acuerdo a lo que pude comprender de las charlas que tuvimos con el ingeniero agrónomo y encargado de la huerta durante la vista a la posada. Es un tema complejo, no se pueda asimilar enseguida, pero trataré de que te quedes con una idea básica y, si te interesa el tema, lo sigas investigando por tu cuenta.

La biodinámica es una visión holística de comprender el modo de vivir, con absolutamente TODO lo que esto implica y que involucra principalmente a la agricultura. El concepto central parte de la base de que la tierra, como ente productivo, es un ser vivo del que también forman parte las plantas y los animales, incluido el ser humano. La biodinámica propone el conocimiento y manejo adecuado de las energías de la tierra para preservar su salud productiva. Esta práctica, filosofía o visión, más allá de la agricultura, integra todos los aspectos de la vida: ecológico, económico, social y espiritual. Y por supuesto, no es algo solo terrenal, sino que la biodinámica se rige por tiempos y factores cósmicos establecidos en un calendario astral.

Otra forma de decir lo mismo: la naturaleza por sí misma tiene la manera más eficiente de crear y utilizar sus  recursos y, en ese proceso, integra al hombre como trabajo y energía. Esta es la base de la biodinámica.

La biodinámica surgió a partir de unas conferencias brindadas por el filósofo austro húngaro Rudolf Steiner a comienzos del siglo XX. Steiner desarrolló también la ciencia espiritual que conocemos como Antroposofía, y sobre esta cosmovisión en la que confluyen filosofía, la medicina y las ciencias sociales hay que entender la biodinámica.

¿Querés saber que podés hacer en La Matilde? En este post cuento sobre todo lo que hay para hacer en la posada

Más información en el sitio web de la posada

Deja un comentario

Campos requeridos marcados con *.