Museo Regional Molino Andes de Trevelin

| 0 Comentarios

Unos 25 kilómetros al sur de Esquel, yendo por la RN259, se encuentra Trevelin. Aquí visité el Museo Regional Molino Andes, que ocupa el edificio de un antiguo molino harinero. Recorrer sus salas es entrar en la historia de la primera colonia galesa del oeste de Chubut.

Los galeses llegaron a los valles cordilleranos a finales del siglo XIX. Sobrevivientes de la inhóspita geografía de la meseta chubutense, enseguida se habituaron a las tierras fértiles de las montañas. La actividad que los unió al valle fue el cultivo del trigo. Por esta razón, en las primeras décadas del siglo XX, los molinos harineros se convirtieron en símbolos de prosperidad para la colonia galesa, y de ellos derivó el nombre del lugar que habitaron los primeros colonos: en idioma galés, “trevelin” significa “pueblo del molino”.

Parte del edificio original del Molino Andes de Trevelin

Parte del edificio original del Molino Andes de Trevelin

El Molino Andes fue fundado en la década de 1920 por Jhon Daniel Evans, pionero galés que participó en la expedición que en 1885 llegó al valle que llamaron 16 de Octubre.

En 1953, cuando los productores harineros de la región pampeana introdujeron sus productos en los valles de la cordillera por medio del ferrocarril, el Molino Andes cerró sus puertas. Fue el último sobreviviente de una veintena de establecimientos harineros que funcionaron desde finales del siglo XIX en el Valle 16 de Octubre.

A través de sus salas, el Museo Regional Molino Andes cuenta esta historia. Entre las cosas que exhibe hay maquinas agrícolas, utensilios de uso cotidiano, distintos tipos de herramientas y accesorios de uso doméstico, documentos, fotografías y una gran variedad de objetos que nos permiten hacernos una idea del nacimiento y evolución de la colonia.

La primera sala que recorro está dedicada a los pueblos originarios, puntualmente a los tehuelches, etnia amiga de los pioneros galeses gracias a la cual, en parte, pudieron sobrevivir durante los duros primeros años en el valle inferior del Río Chubut. Se exhiben telas y utensilios de piedra, entre otras cosas.

molino-andes-trevelin-tehuelches

La siguiente sala muestra restos de la maquinaria del molino y mobiliario de la época, como escritorios, maquinas de sumar y escribir, pesas, lámparas, caja fuerte.

Restos de los engranajes del viejo molino harinero

Restos de los engranajes del viejo molino harinero

molino-andes-trevelin-galeses-mobiliario

Los carros, herramientas y máquinas de trabajo están en la siguiente sala. Además de herramientas usuales como marcas de ganado, serruchos, tijeras y prendas para animales, hay otras cosas muy curiosas como máquinas para planchar pantalones o para hacer los fardos de lana.

molino-andes-trevelin-carros-trigo

Plancha para pantalones utilizada por los colonos galeses

Plancha para pantalones utilizada por los colonos galeses

La última sala dedicada a la historia de los galeses y la vida en el Valle 16 de Octubre está ocupada por objetos domésticos y de uso personas: desde cocinas y pianos, hasta elementos para afeitarse y medicinas.

molino-andes-trevelin-historia-galeses

molino-andes-trevelin-historia-galeses-cocina

Finalmente, el Museo Molino Andes de Trevelin dispone de una última sala, en la parte superior del edificio, que está dedicada a albergar muestras y exhibiciones itinerantes. Cuando visité el museo esta sala estaba ocupada por una exposición de tazas de té y teteras.

El Museo Regional Molino Andes está ubicado en la calle Molino Viejo 488, a unas cuatro o cinco cuadras de la plaza principal de Trevelin. Es un buen punto para empaparse con la historia de los valles cordilleranos de Chubut antes de empezar la recorrida por la zona.

Lee otra historia sobre la colonización galesa de los valles cordilleranos de Chubut en el post Nain Maggie: la señora de la casa de té

Conoce más acerca del destino leyendo otros post de la GuíaChubut

 

Deja un comentario

Campos requeridos marcados con *.